Compra de un auto de rescate y extincion de incendios

Al tomar una decisión sobre la compra de un automóvil, primero debemos pensar si buscaremos el estándar perfecto para nosotros en la sala de exposición de automóviles o si usaremos la opción de una tienda de segunda mano. Ambas soluciones crean sus propias características y ventajas, y cuáles de ellas serán más adecuadas para nosotros, deseos de sus propias preferencias y libertades financieras. La mayor ventaja de los autos usados ​​y al mismo tiempo una desventaja de los nuevos es su valor. Debido al hecho de que son más baratos que los automóviles directamente desde el salón, por esta cantidad podemos comprar un modelo incluso de clase superior. El valor del automóvil que sale del salón inmediatamente comienza a disminuir. Después de un año, se reduce en aproximadamente un 30 por ciento, y después de tres años también podremos transferirlo solo del 40 al 50 por ciento del precio de compra. La disminución en los números es extremadamente efectiva en el éxito de los automóviles muy elegantes utilizados como artículos de lujo. Es por eso que comprar un automóvil de tres años es el más rentable. De la lista, no se están desgastando y su valor en contacto con las ventajas específicas y la forma del automóvil es el más eficiente. Comprar un vehículo viejo (a pesar de que a veces son muy populares puede ser una decisión fatal. Primero, gastar en cambios puede ser más placentero que el automóvil en sí. En segundo lugar, podemos ser víctimas de un estafador que nos ocultará varias decisiones y hechos importantes, como cuando, por ejemplo, el curso.

La ventaja de los autos nuevos es que tenemos la libertad de elegir el interior y el color. Podemos igualar incluso los detalles más pequeños con asuntos e intereses locales. Comprar un automóvil de una mano diferente en realidad no permite que una amplia selección difame en asuntos casi importantes. La amplia gama que ofrecen las salas de exposición está en forma para satisfacer las expectativas de incluso los conductores más exigentes. Un automóvil comprado en una sala de exposición tiene una garantía, que por supuesto es una ventaja, pero también conlleva los siguientes costos. Estamos obligados a financiar reparaciones provenientes de una buena explotación, y para no perder esta declaración tenemos que trabajar en salas de exhibición autorizadas, donde son más caras. Comprar un automóvil es una actividad durante la cual tenemos que ocuparnos, pero su valor, pero también los posibles gastos que nos comprometemos a utilizar. Al comprar un automóvil en el salón, tenemos la garantía de que no seremos engañados en cuanto a su forma, pero perderá mucho en precio, por lo que cualquier venta será desfavorable para nosotros. Si tomamos una decisión apresurada sobre la compra de un automóvil usado, puede manifestarse como un pozo sin fondo y el dinero que se le dé será desperdiciado en lugar de invertido. Entonces deberías ver bien su destino y salir con una buena desconfianza de la cara a la que le compramos. Vale la pena ir a una comisión comprobada que tenga la opinión correcta. Es una garantía actual para nosotros que no seremos víctimas de un tramposo. Debe evaluar cuidadosamente su capacidad financiera. Un automóvil nuevo, aunque usado, se consume con la opción más razonable, pero es una necesidad específica, que permitiremos la mejor medicina para nosotros.